El oasis de Tozeur

Tozeur es la ciudad más importante del sur de Túnez, cercana a la frontera con Argelia y punto indispensable de una ruta por el sur, con el objetivo de llegar hasta el desierto del Sáhara.

Los contrastes de Tozeur se descubren pronto cuando después de contemplar la aridez de la geografía que lo rodea, ya sea llegando del este a través del lago salado de Chott el Djerid, del oeste y el otro lago de Chott el Gharsa; o si venimos de una excursión por el desierto en Douz. Y es que Tozeur es considerado el oasis más grande de Túnez, y su palmeral produce la mayor parte de los dátiles que se exportan al extranjero,siendo especialmente apreciados los de la variedad “deglat en nur”.

Palmeral de Tozeur
Palmeral de Tozeur

Tozeur, llamada Thusuros por los romanos, que tenían aquí un puesto de avanzadilla, con un campamento que servía para enlazar las poblaciones de Biskra (interior) y Gabes en la costa, el confín meridional del Imperio romano. los vestigios romanos son aún visibles, con algunos restos de pavimentación, regadío y basamento de la mezquita al-Kasr que aprovechó los muros de una pequeña iglesia.

Además Tozeur fue un centro comercial de primera índole en el siglo XIV, puerta de llegada de las caravanas que cruzaban el desierto desde el corazón de África, portando esclavos para vender en los mercados del norte.

Dos personajes bien distintos han contribuido a ubicar Tozeur; Aboul-Qacem Ecchebi el escritor tunecino que sus poesías, y en particular con la llamada “A los tiranos del mundo” cuyas estrofas forman parte del himno nacional de Túnez (a la as afueras de Tozeur en Ras al-Ain, podemos ver una inmensa cabeza esculpida del poeta). Y por otro lado el cantante italiano Franco Battiato que loaba el pasaje desértico en “Los trenes de Tozeur”.

El minarete de la mezquita de Tozeur
El minarete de la mezquita de Tozeur

La curiosa arquitectura de ladrillo adorna todos los edificios de la antigua medina, un estilo único en Tozeur y Nefta, que los ordena formando dibujos geométricos que podemos apreciar en la mezquita El-Ferdous. El minarete de la mezquita sirve de faro para ubicarse en la ciudad ya que su altura lo convierte en el edificio más alto de Tozeur y sólo los musulmanes pueden visitarlo por dentro.

Típica arquitectura de Tozeur
Típica arquitectura de Tozeur

Que ver y hacer en Tozeur

En Tozeur hay un clima y ambiente turístico mucho más tranquilo que en las poblaciones costeras, y eso se nota a la hora de pasear tranquilos por la ciudad e incluso cuando queremos comprar souvenirs o productos típicos de Túnez. Además, el cercano lago saldo de Chott el Djerid y las excursiones al desierto en dromedario que parten de Douz son dos buenas oportunidad para hacer actividades en los alrededores de Tozeur; pero hay otras rutas que nos llevan a otros destinos importantes del sur como los escenarios donde se grabaron las escenas de Star Wars, la cascada de Chebika, Tamerza o Midés.

Excursiones al desierto del Sáhara desde Douz
Excursiones al desierto del Sáhara desde Douz

En Tozeur hay que dejarse perder caminando sin rumbo para poder encontrar rincones insólitos como la Place Ibn Chabbat, donde el bullicio del mercado y los puestos artesanales donde abundan como no las rosas del desierto (formaciones petrificadas que simulan flores) o los dátiles locales. El nombre de la plaza proviene de Ibn Chabbat cuyos estudios y aplicaciones hídricas para el cuidado de las palmeras del oasis permitieron la prosperidad de Tozeur.

En el barrio de Ouled Hadef se encuentra la Medina y el centro histórico más antiguo de Tozeur, formado por un laberíntico entramado de calles con casas adosadas que resguardan del poderoso sol y calor.  Las zaouias funcionan como pequeñas plazas que distribuyen las viviendas que sin diferenciarse entre viejas o nuevas siguen el estilo de fachadas revestidas con ladrillos dispuestos en forma geométrica. La coherencia del color ocre de los ladrillos y de las formas geométricas crea un ambiente armónico en el que el viajero a veces es incapaz de orientarse ante tantas casas similares. A las afueras de la ciudad está el centro de producción de los ladrillos, que podemos visitar para comprender la forma manual y artesanal de fabricación.

Los museos de la ciudad nos acercan al estilo de vida local como en la visita del Museo de las Artes y Tradiciones populares, Museo Dar Chraiet, alojado en la cúpula de Sidi Bou Aisa, que fue una escuela coránica de mediados del siglo XIV.

El punto más visitado de la ciudad es el palmeral de Tozeur, cuya extensión (8.000 hectáreas) y número de palmeras (300 mil) abruma . Los dátiles que producen, deglet nour: “dedos de luz”,  son el producto estrella , y la forma de conocer más sobre la historia y producción de esta industria natural es una ruta en caballo con un carro. Durante el recorrido el guía nos explica cosas curiosas como el sistema manual por el cual se poliniza de forma manual cada palmera. Este arduo trabajo lo realizan trabajadores que se encaraman a las palmeras con suma habilidad. En el centro de interpretación y ecomuseo de Eden Palm se explica con paneles informativos todo el mundo que rodea el palmeral y los dátiles. Sorprende ver el sencillo pero al mismo tiempo sofisticado y eficaz sistema de regadío del palmeral creado por el matemático Ibn Chabbat en el siglo XIII, que con 200 fuentes permite conservar la frondosidad del oasis en medio del desierto.

Otro de los milagros, además del agrícola, es la presencia de un club de golf, el Tozeur Oasis Golf Course, que como un espejismo contrasta con el calor y el cercano desierto.

Para los niños los zoos y granjas de animales de Tozeur: el Jardin du Paradis (que además es un jardín botánico), el Zoo du Désert y el Zoo de Tijani, , son una oportunidad de conocer animales africanos que aquí gozan de un clima idóneo para sus características.

Dos son los eventos y fiestas más importantes de Tozeur, el primero se desarrolla en marzo con el  Festival de Oasis de Montaña, que se realiza en Tamerza, no lejos de Tozeur, ideal para los amantes del deporte que acuden para ver las etapas del Rally de Túnez y los globos que desde el cielo descubren una panorámica única del desierto. El otro momento clave es el invierno, cuando llega el Festival Internacional del Oasis de Tozeur, que con el tiempo se ha consolidado como el festival más importante del país, con conciertos, presentación de películas, y espectáculos de artistas llegados de todo el mundo.

Como llegar a Tozeur

Para llegar a Tozeur tenemos que cruzar todo el páis de norte a sur en coche alquilado, o excursiónes organizadas; o si venimos de Francia a través de algunos vuelos que llegan directamente al aeropuerto internacional de Tozeur-Nefta (a escasos kilómetros de la ciudad). Las aerolíneas que operan son Transavia desde el aeropuerto de París Orly y Tunisair con vuelos desde Lyon, Niza, y también París-Orly. Desde España Tunisair ofrece la posibilidad de volar desde Madrid.

Desde Nefta, Kairuan,  Sousse o Tunis hay autobuses que llegan hasta Tozeur.

Mapa de Tozeur