Hammamet

Hammamet es uno de los destinos preferidos por el turismo que llega a Túnez. Su fascinante costa, sus playas y el ambiente lleno de hoteles y restaurantes lo convierten en meta perfecta para unas vacaciones de relax, y para emprender excursiones hacia el interior de Túnez en busca de los monumentos, ciudades, y parajes de la naturaleza del país.

La Medina de Hammamet
La Medina de Hammamet

El excelente clima, sus playas, su exotismo y tranquilidad que atrajeron a los nobles y ricos que llegaron en los años 20 y 30 del siglo pasado se siguen respirando, esta vez con turistas de todo el mundo que la siguen eligiendo como destino de vacaciones por el trato amable de los tunecinos y los resorts, restaurantes, discotecas y hoteles para cualquier bolsillo que abundan en Hammamet.

Hammamet se encuentra a apenas 60 km de la capital de Túnez, y por tanto del aeropuerto al que llegan los viajeros. Situada al sur de la península de Cap Bon, las playas del Sureste alrededor de Hammamet y Nabeul son un paraíso de descanso y buen tiempo asegurado.

Seducidos por la magia de su medina, han sido muchos los artistas, famosos y VIPS que han acudido aquí para viajar, descansar o comprar casa. El olor del jazmín que trajeron desde España los musulmanes expulsados impregna con su olor el ambiente.

Las ordenanzas urbanísticas que no permitieron edificar en primera línea de playa facilitaron que se conservase una costa donde son los jardines los que se abren al mar, y donde los hoteles han tenido que adaptarse a esa protección del paisaje.

La Medina de Hammamet es única, con un aspecto que de buenas a primeras se nos asemeja a un castillo o a un baluarte defensivo. Su construcción es del siglo XV, y permaneció inalterada hasta el siglo XIX cuando la población creció y desbordó las murallas.

Al sur de la ciudad, a unos 15 km en Yasmine Hammamet se creo un complejo turístico que incluye el parque Carthageland, sobre la antigua ciudad cartaginesa de Pupput. El puerto deportivo también se halla aquí, acogiendo las embarcaciones que llevan en yates, cruceros y veleros. La fiesta nocturna también se desarrolla en Yasmine Hammamet, donde podemos llegar tanto en autobuses como en taxi.

El Festival Internacional de Hammamet es el acontecimiento más importante del año y uno de los eventos culturales más importantes de todo Túnez.

Que ver y hacer en Hammamet

Hammamet no es una ciudad de grandes monumentos pero la Medina ofrece un sugerente paseo por el centro histórico, entre las calles del zoco. Las casas blancas teñidas de cal y el contraste decorativo con ese típico azul tunecino son embriagadores.

En uno de las entradas a la Medina encontramos la Mezquita, cuya llamada a la oración rebotada en las paredes de las casas resulta impactante. En el zoco de la Medina hay numerosas tiendas y bazares para comprar recuerdos de nuestras vacaciones, artesanía, joyas, rosas del desierto, especias…Y como siempre en Túnez el regateo funciona como arte de la negociación. Los precios de los productos son algo más baratos en Yasmine Hammamet, al sur de la ciudad.

En la Medina podemos visitar la “kasbah” es del siglo XV, con su aspecto contundente y macizo, mientras que el fuerte Español es la huella que dejaron los españoles durante la ocupación de la zona en el siglo XV, funcionando como bastión defensivo de la Hammamet.

El Museo de las Civilizaciones y Religiones se encuentra en la entrada a la Medina de Yasmine Hammamet. El lugar simboliza la tolerancia entre culturas y credos e invita a los tres grandes religiones, judíos, cristianos y árabes al respecto. La decoración exterior se inspira en la mezquita de Zitouna de la capital tunecina. El recorrido museístico nos acerca a la historia de Túnez a través de las corrientes religiosas, invitando al diálogo y el respeto; y mostrando piezas como estelas funerarias, manuscritos incunables, objetos de culto, maquetas de monumentos religiosos y un extenso patrimonio que lo convierte en unos de los principales museos de Túnez.

El centro cultural Internacional se ubica en el fastuoso palacio que el millonario rumano George Sebastian adquirió a principios del siglo XX, una villa residencial hoy sede de la cultura de Hammamet.

Como no podía ser de otra manera en una zona de vacaciones, las playas son las reinas, entre las que destacan la de la laguna de Korba, Ras el Drek o Barrage Port Princes

Plano turístico de Hammamet
Plano turístico de Hammamet

Excursiones desde Hammamet

Son numerosas las propuestas para visitar el entorno de Hamammet como la visita a Nabeul y su mercado de los viernes, o  excursiones al yacimiento fenicio de Kerkouane, situado al norte en la península de Cap Bon. Más al sur están la también ciudad costera de Sousse y en el interior Kairuan, la ciudad santa.

Mapa de Hammamet