Isla de Djerba

La isla de Djerba ya aparecía en la “Odisea” de Homero: huyendo del canto de las sirenas, Ulises llega a una isla de gran belleza y extraños frutos con sabor a miel, la isla de los lotófagos. Quien los probase con sabor a miel, no tendría ganas de dejar la isla. Es lo que casi le ocurre a Ulises que quedó encantado con este lugar, aunque se abstuvo de comer el peligroso fruto  y salvar a sus marineros de la amnesia que les produjo el fruto del loto (¿era el dátil?). Ahí empezó el mito de Djerba, una isla que conquista a los viajeros con su extraña belleza.
Situada en el Golfo de Gabés, en el sur de Tunez, con un clima mediterráneo (con 330 días de sol al año), esta isla sin apenas relieve (el punto más alto está a 50 metros) también es conocida como “la isla de las cien mezquitas” por la cantidad de santuarios desperdigados por la isla con sus imponentes minaretes. Y tiene uno de sus mayores atractivos en sus inmensas playas paradisíacas de aguas azul turquesa y arena dorada; y también en su encantadora capital, Houmt Souk, con sus bellas casas encaladas. Una ciudad llena de historia, en la que hay una medina, tres mezquitas y varios zocos, lugares predilectos para los turistas, donde pueden hacer buenas compras de productos artesanales típicos de Túnez.
A 10 km de Houmt Souk se encuentra Guellala, un pueblo imprescindible, rodeada de palmeras, conocida por su cerámica de colores. Y no olviden la ciudad de Ajim, situada en la zona de Tataouine, donde todavía pueden verse los escenarios donde George Lucas rodó algunas escenas de La Guerra de las Galaxias. Pueden entrar gratis, aunque hay guardias que “aceptan” propinas.
Houmt Souk
La capital de Djerba es una ciudad encantadora de casas blancas, plazas llenas de bugamvillas en flores y callejuelas donde pueden resguardarse del sol y deambular sin rumbo, ¡todo un placer!. No se pierdan de ninguna manera los célebres zocos (souks) de Houmt Souk, mercadillos que son en realidad un laberinto de galerías cubiertas en las que pueden encontrar telas preciosas, las imprescindibles alfombras árabes, ropa de cuero y souvenirs y donde pueden admirar los talleres de orfebrería que gozan de gran reputación. No se pierdan el zoco de los joyeros, el más destacable de todos. El zoco de Houmt Souk es los lunes por la mañana; a mediodía les recomendamos que se sienten en cualquier café o restaurante para probar pescado fresco.
Al lado de los zocos de Houmt Souk, están  los fondouks, edificios que, en otros tiempos, servían de almacén, de tienda para vender mercancías y de albergue para los comerciantes nómadas. En la actualidad, la mayoría de ellos han sido convertidos en hoteles. Están construidos en torno a un patio cuadrado y suelen tener un pozo en el centro; en el piso superior están las habitaciones. Les recomendamos el hotel Arisha, en la plaza Arisha o el hotel de la Marhala, antiguos fondouks.
Las mezquitas de Houmt Souk también son de obligada visita, como la Mezquita de los Turcos con un gran minarete de estilo otomano, o la Mezquita de los Extranjeros. También vale la pena el Fuerte Ghazi Mustafá o Borj el Kébir, situado en el puerto, erigido por el sultán Abou Farès en el siglo XV, que sirvió de guarnición a varios pueblos: árabes, españoles y turcos. Hay unas bellas vistas de los alrededores. El fuerte está abierto todos los días (excepto los viernes), de 08:00 a 18:30 y de 09:00 a 17:00 en invierno. Hay que pagar la entrada. Por otra parte, den una vuelta por el puerto De Houmt Souk, un lugar encantador donde podrán disfrutar de un ambiente marinero.
Cómo llegar a Djerba
Desde Madrid y Barcelona hay vuelos con diferentes compañías aéreas a Túnez (omo Vueling o Tunisair), y desde ahí a la capital de Djerba, Houmt Souk, con Sevenair. El Aeropuerto Internacional de Djerba – Zarzis está situado a 9 km al oeste de Houmt Souk.
Cómo moverse por Djerba
Una de las mejores maneras de moverse por Djerba es en coche, ya que les proporciona bastante libertad a la hora de preparar su itinerario, parar allí donde más les convenga, y además, sale bastante económico, sobre todo si van varias personas. Una opción puede ser alquilar un todoterreno. Recuerden que hay una antigua carretera romana que una la isla al continente, aconsejable si vienen de Zarzis. Más información sobre alquiler de coches en Djerba y reservas, en esta misma página.
Si vienen del norte del país, les aconsejamos que tomen el transbordador en El jorf, que tarda en llegar a Djerba un cuarto de hora.
Por otra parte, hay otras formas de moverse por Djerba: en louages o taxis compartidos, en bicicleta y en camello. Es una buena idea conocer la isla en bici, ya que es bastante fácil porque es llana, sin apenas relieve. Les recomendamos que, aunque utilicen otro medio de transporte, hagan una ruta en camello, ya que es una experiencia única.
Dónde dormir
La isla de Djerba es uno de los lugares más turísticos de Túnez, por lo que posee un amplio y desarrollado parque hotelero. Existen hoteles de lujo, complejos hoteleros de 5 estrellas, y encantadores hoteles en la capital y, por supuesto, a pie de playa. Les recomendamos dormir en el típico fondouk (antiguas moradas y tiendas de mercaderes nómadas), como el hotel Arisha o el hotel de la Marhala. Más información sobre alojamiento y hoteles en Djerba, en los anuncios de blog-tunez.com.
Actividades en Djerba
Dependiendo qué tipo de vacaciones busquen, la isla les ofrece vacaciones de descanso o vacaciones deportivas. Pueden practicar todo tipo de deportes acuáticos: esquí náutico, pesca submarina, además de equitación o golf, entre otras actividades. Otra actividad interesante puede ser dar una vuelta en camello. En cuanto a las fiestas, si están en verano en Djerba, pueden asistir al Festival folklórico de Ulises.
Historia de Djerba
Djerba fue primero de los cartagineses y después de los romanos, para quienes la isla era una importante zona de comercio y de intercambio de mercancías entre África y Europa. Todavía restos romanos, como la calzada de 6 km que une la isla al continente. En el siglo VII, los Árabes tomaron Djerba, que estaba en manos de los Bizantinos. También hubo ataques constantes de potencias del Mediterráneo: aragoneses, caballeros de Malta, … Y, en el siglo XVI, ataques de piratas, entre los que se encuentran los de Barbarroja. En el siglo XVIII fue conquistada por los tunecinos y pasa a estar bajo el protectorado francés en 1881. En 1960 comienza el desarrollo turístico.
Monumentos
La Sinagoga de La Ghirba, en Er Riadh
La bella sinagoga de La Ghirba, situada en Er Riadh (a 9 km de Houmt Souk), en el centro de la isla. Es un símbolo de la rica herencia judía de la isla (año 586 a.C.), uno de los lugares de culto judaico más importantes del mundo. Fundada en 1920, La Ghriba o “la Maravillosa” tiene una decoración de estilo oriental con vidrieras y azulejos, y en su interior pueden verse incluso ardillas correteando entre los fieles. En ella se encuentra una de las Torah más antiguas del mundo, y todos los años, 33 días después de la Pascua judía, hay una importante peregrinación de fieles de toda África del norte. Recuerden que en 2002 hubo un atentado en la sinagoga de Ghirba reivindicado por Al Qaïda. La sinagoga de Ghirba está abierta todos los días excepto los sábados y la entrada es libre. Dénse luego un paseo por las callejuelas adoquinadas de Er Riadh, con sus hermosos patios llenos de flores.
La Mezquita Jemaä Fadhloun
La mezquita Jemaä Fahloun se encuentra en Aghir, en la carretera que une Midoun a Houmt Souk, y acaba de ser restaurada después de haber estado años abandonada. Fue construida en 1279, y se caracteriza por su color blanco, sus fortificaciones clásicas y su minarete faro. Tanto la arquitectura como la decoración es sobria.
El Museo de Artes y Tradiciones populares
En este museo descubrirán las dos comunidades principales que habitan la isla: la comunidad musulmana y la judía. Se expone una bella colección de trajes, joyas judías y musulmanas, cofres para el Corán, cerámica, una reconstitución de un taller de cerámica… El museo se encuentra en una antigua zaouïa (centro de enseñanza del Corán) del siglo XVIII. Abierto todos los días (excepto los viernes), de 08:00 a 12:00 y de 15:00 a 19:00, en verano; y de de 09:30 a 16:30, en invierno (de mediados de septiembre a mediados de abril).
Playas
Uno de los grandes atractivos de la isla son sus playas. Les recomendamos hacer una ruta por cada una de ellas: las extensas playas de Sidi Bakour.
djerba-tunez-vacaciones
djerba-tunez-vacaciones
Playas de la isla de Djerba

La isla de Djerba ya aparecía en la “Odisea” de Homero: huyendo del canto de las sirenas, Ulises llega a una isla de gran belleza y extraños frutos con sabor a miel, la isla de los lotófagos. Quien los probase con sabor a miel, no tendría ganas de dejar la isla. Es lo que casi le ocurre a Ulises que quedó encantado con este lugar, aunque se abstuvo de comer el peligroso fruto  y salvar a sus marineros de la amnesia que les produjo el fruto del loto (¿era el dátil?). Ahí empezó el mito de Djerba, una isla que conquista a los viajeros con su extraña belleza.

Situada en el Golfo de Gabés, en el sur de Tunez, con un clima mediterráneo (con 330 días de sol al año), esta isla sin apenas relieve (el punto más alto está a 50 metros) también es conocida como “la isla de las cien mezquitas” por la cantidad de santuarios desperdigados por la isla con sus imponentes minaretes. Y tiene uno de sus mayores atractivos en sus inmensas playas paradisíacas de aguas azul turquesa y arena dorada; y también en su encantadora capital, Houmt Souk, con sus bellas casas encaladas. Una ciudad llena de historia, en la que hay una medina, tres mezquitas y varios zocos, lugares predilectos para los turistas, donde pueden hacer buenas compras de productos artesanales típicos de Túnez.

A 10 km de Houmt Souk se encuentra Guellala, un pueblo imprescindible, rodeada de palmeras, conocida por su cerámica de colores. Y no olviden la ciudad de Ajim, situada en la zona de Tataouine, donde todavía pueden verse los escenarios donde George Lucas rodó algunas escenas de La Guerra de las Galaxias. Pueden entrar gratis, aunque hay guardias que “aceptan” propinas.

Houmt Souk

La capital de Djerba es una ciudad encantadora de casas blancas, plazas llenas de bugamvillas en flores y callejuelas donde pueden resguardarse del sol y deambular sin rumbo, ¡todo un placer!. No se pierdan de ninguna manera los célebres zocos (souks) de Houmt Souk, mercadillos que son en realidad un laberinto de galerías cubiertas en las que pueden encontrar telas preciosas, las imprescindibles alfombras árabes, ropa de cuero y souvenirs y donde pueden admirar los talleres de orfebrería que gozan de gran reputación. No se pierdan el zoco de los joyeros, el más destacable de todos. El zoco de Houmt Souk es los lunes por la mañana; a mediodía les recomendamos que se sienten en cualquier café o restaurante para probar pescado fresco.

Souvenirs del zoco
Souvenirs del zoco

Al lado de los zocos de Houmt Souk, están  los fondouks, edificios que, en otros tiempos, servían de almacén, de tienda para vender mercancías y de albergue para los comerciantes nómadas. En la actualidad, la mayoría de ellos han sido convertidos en hoteles. Están construidos en torno a un patio cuadrado y suelen tener un pozo en el centro; en el piso superior están las habitaciones. Les recomendamos el hotel Arisha, en la plaza Arisha o el hotel de la Marhala, antiguos fondouks.

Las mezquitas de Houmt Souk también son de obligada visita, como la Mezquita de los Turcos con un gran minarete de estilo otomano, o la Mezquita de los Extranjeros. También vale la pena el Fuerte Ghazi Mustafá o Borj el Kébir, situado en el puerto, erigido por el sultán Abou Farès en el siglo XV, que sirvió de guarnición a varios pueblos: árabes, españoles y turcos. Hay unas bellas vistas de los alrededores. El fuerte está abierto todos los días (excepto los viernes), de 08:00 a 18:30 y de 09:00 a 17:00 en invierno. Hay que pagar la entrada. Por otra parte, den una vuelta por el puerto De Houmt Souk, un lugar encantador donde podrán disfrutar de un ambiente marinero.

Cómo llegar a Djerba

Desde Madrid y Barcelona hay vuelos con diferentes compañías aéreas a Túnez (omo Vueling o Tunisair), y desde ahí a la capital de Djerba, Houmt Souk, con Sevenair. El Aeropuerto Internacional de Djerba – Zarzis está situado a 9 km al oeste de Houmt Souk.

Cómo moverse por Djerba

Una de las mejores maneras de moverse por Djerba es en coche, ya que les proporciona bastante libertad a la hora de preparar su itinerario, parar allí donde más les convenga, y además, sale bastante económico, sobre todo si van varias personas. Una opción puede ser alquilar un todoterreno. Recuerden que hay una antigua carretera romana que una la isla al continente, aconsejable si vienen de Zarzis. Más información sobre alquiler de coches en Djerba y reservas, en esta misma página.

Si vienen del norte del país, les aconsejamos que tomen el transbordador en El jorf, que tarda en llegar a Djerba un cuarto de hora.

Por otra parte, hay otras formas de moverse por Djerba: en louages o taxis compartidos, en bicicleta y en camello. Es una buena idea conocer la isla en bici, ya que es bastante fácil porque es llana, sin apenas relieve. Les recomendamos que, aunque utilicen otro medio de transporte, hagan una ruta en camello, ya que es una experiencia única.

hotel-djerba-tunez
Hotel en Djerba

La isla de Djerba es uno de los lugares más turísticos de Túnez, por lo que posee un amplio y desarrollado parque hotelero. Existen hoteles de lujo, complejos hoteleros de 5 estrellas, y encantadores hoteles en la capital y, por supuesto, a pie de playa. Les recomendamos dormir en el típico fondouk (antiguas moradas y tiendas de mercaderes nómadas), como el hotel Arisha o el hotel de la Marhala. Más información sobre alojamiento y hoteles en Djerba, en los anuncios de blog-tunez.com.

Actividades en Djerba

Dependiendo qué tipo de vacaciones busquen, la isla les ofrece vacaciones de descanso o vacaciones deportivas. Pueden practicar todo tipo de deportes acuáticos: esquí náutico, pesca submarina, además de equitación o golf, entre otras actividades. Otra actividad interesante puede ser dar una vuelta en camello. En cuanto a las fiestas, si están en verano en Djerba, pueden asistir al Festival folklórico de Ulises.

Historia de Djerba

Djerba fue primero de los cartagineses y después de los romanos, para quienes la isla era una importante zona de comercio y de intercambio de mercancías entre África y Europa. Todavía restos romanos, como la calzada de 6 km que une la isla al continente. En el siglo VII, los Árabes tomaron Djerba, que estaba en manos de los Bizantinos. También hubo ataques constantes de potencias del Mediterráneo: aragoneses, caballeros de Malta, … Y, en el siglo XVI, ataques de piratas, entre los que se encuentran los de Barbarroja. En el siglo XVIII fue conquistada por los tunecinos y pasa a estar bajo el protectorado francés en 1881. En 1960 comienza el desarrollo turístico.

Monumentos

La Sinagoga de La Ghirba, en Er Riadh

La bella sinagoga de La Ghirba, situada en Er Riadh (a 9 km de Houmt Souk), en el centro de la isla. Es un símbolo de la rica herencia judía de la isla (año 586 a.C.), uno de los lugares de culto judaico más importantes del mundo. Fundada en 1920, La Ghriba o “la Maravillosa” tiene una decoración de estilo oriental con vidrieras y azulejos, y en su interior pueden verse incluso ardillas correteando entre los fieles. En ella se encuentra una de las Torah más antiguas del mundo, y todos los años, 33 días después de la Pascua judía, hay una importante peregrinación de fieles de toda África del norte. Recuerden que en 2002 hubo un atentado en la sinagoga de Ghirba reivindicado por Al Qaïda. La sinagoga de Ghirba está abierta todos los días excepto los sábados y la entrada es libre. Dénse luego un paseo por las callejuelas adoquinadas de Er Riadh, con sus hermosos patios llenos de flores.

La Mezquita Jemaä Fadhloun

La mezquita Jemaä Fahloun se encuentra en Aghir, en la carretera que une Midoun a Houmt Souk, y acaba de ser restaurada después de haber estado años abandonada. Fue construida en 1279, y se caracteriza por su color blanco, sus fortificaciones clásicas y su minarete faro. Tanto la arquitectura como la decoración es sobria.

El Museo de Artes y Tradiciones populares

En este museo descubrirán las dos comunidades principales que habitan la isla: la comunidad musulmana y la judía. Se expone una bella colección de trajes, joyas judías y musulmanas, cofres para el Corán, cerámica, una reconstitución de un taller de cerámica… El museo se encuentra en una antigua zaouïa (centro de enseñanza del Corán) del siglo XVIII. Abierto todos los días (excepto los viernes), de 08:00 a 12:00 y de 15:00 a 19:00, en verano; y de de 09:30 a 16:30, en invierno (de mediados de septiembre a mediados de abril).

Playas

Uno de los grandes atractivos de la isla son sus playas. Les recomendamos hacer una ruta por cada una de ellas: las extensas playas de Sidi Bakour.