Sidi Bou Saïd

Sidi Bou Saïd, o la ciudad de las puertas, ya que sus famosas puertas de color azul intenso son unas de las grandes protagonistas de éste mágico lugar.
Esta población costera situada a unos 20 km de la capital tunecina es uno de los lugares más bellos de Túnez, aunque la competencia con otras zonas y localidades del país es dura.
Las fachadas de las casas de un blanco puro, junto con el contraste de ventanas y puertas en color azul ya nos va avisando que nos acercamos a Sidi Bou Saïd. La población está situada sobre una colina frente al mar Mediterráneo, y nos recuerda a lugares cómo Santorini en Grecia, con un aspecto bucólico que ha inspirado a numerosos artistas para dibujar y pintar sus obras sobre el lienzo.

Las animadas calles de Sidi Bou Saïd

Sobre el promontorio se erige una ciudad con mucha importancia desde sus orígenes. Nos cuentan que en ésta zona cercana a la importante Cartago, hubo un señor rodeado de cierto misticismo, que dio nombre a la ciudad, era Abou Said ibn Khalef ibn Yahia Ettamini el Beji, y tras su fallecimiento, los habitantes decidieron refundar la localidad y cambiar el nombre anterior por éste.

Pero si es conocida a nivel internacional Sidi Bou Said es por el prestigio que adquirió durante los Siglos XVIII y XIX, ya que era elegido por nobles y aristócratas para disfrutar de las vacaciones estivales. Muchos notables franceses acudían a la villa marinera para relajarse e inspirarse. Uno de éstos nobles, el barón Rodolphe d´Erlanger, decidió quedarse a vivir allí totalmente enamorado de Sidi Bou Saïd, y emprendió una cruzada para conservar tan mágica ciudad. Por ello en 1915 consiguió que se promulgara una ley por la que todas las fachadas de las casas debían ser blancas impolutas, mientras que las ventanas y puertas lucirían un azul intenso, además en el decreto se indicaba cómo debían ser las celosías moriscas y los adornos de las puertas, hechos con clavos. Una curiosidad del porqué de éste color, es porque el azul repele a los insectos, y en gran parte del norte de Africa veremos que esto es así.

Las Puertas azules hechas con clavos de Sidi Bou Saïd
Preciosa Puerta de Sidi Bou Saïd

QUE VER

Una vez llegamos a la ciudad, en la parte inferior vemos un pequeño parking abierto para autobuses, desde allí podremos subir por la calle principal o bien perdernos entre callejones para ver toda la belleza del lugar.
Lo ideal es subir por la calle principal hasta lo alto de la colina, dónde se encuentran algunos miradores famosos, y desde dónde obtenemos las mejores vistas.

Muchas guías hablan del Café Sidei Chabaâne, diciendo que desde allí tendremos las mejores vistas, bien, es cierto que la panorámica es preciosa, pero el café es bastante caro, así que debéis tenerlo en cuenta. Además desde otros lugares también podemos disfrutar igualmente de ésta visión, y gratis.

Una de las estampas más fotografiadas de Sidi Bou Saïd

Si bien es cierto que en éste local podemos disfrutar de conciertos tradicionales, mientras tomamos un delicioso té de menta y piñones.
A los pies de la colina vislumbramos el Puerto deportivo, algo que nos indica que esta zona siempre ha tenido habitantes con un buen nivel adquisitivo.
Otro de los lugares famosos de la población es el Hotel Dar Said, famoso por ser portada de muchas guías y publicaciones sobre Túnez.

Parada obligatoria es la Mezquita de Abu Said al-Beji, llamada Mezquita Zaouia, está en la Plaza 7 de Noviembre y el Palacio del Barón d´Erlanger, aquí dentro se encuentra el Centro de Música Árabe y Mediterránea, dónde se intenta proteger el patrimonio musical tunecino, además también se hallan en su interior una colección muy importante de manuscritos árabes del Siglo XII.

En Sidi Bou Saîd hay una cosa que no debes dejar de hacer, fotografiar sus puertas, y es que cada una es diferente, de una belleza inigualable. Caminando entre sus calles encontraremos verdaderas obras de arte. Es muy típico llevarte un souvenir con una de ellas, o algún imán que reproduce las ventanas en forma de jaula.

Las ventanas de Sidi Bou Saïd son muy especiales

COMPRAS

En sus calles encontraremos numerosas tiendas de artesanía, encontrarás verdaderas obras de arte, así como muchos souvenirs que harán las delicias de los amantes de las compras, eso sí, no te olvides de negociar con sus vendedores, es una experiencia muy divertida.
En sus animados zocos encontramos jaulas para pájaros que emulan las formas de sus ventanas, alfombras hechas a mano, pequeñas reproducciones de las casas de Sidi Bou Saïd, pinturas…

Camellos hechos a mano
Preciosa artesanía de Sidi Bou Saïd

SEGURIDAD

Sin duda Sidi Bou Saïd es un lugar muy cuidado y protegido, hay muchos turistas, por lo que veremos que hay presencia policial para evitar que los viajeros tengan problemas. Es un lugar seguro, dónde es poco probable que tengamos ningún percance.